La gastronomia en el Día de Todos Los Santos

 

Mientras Halloween le da una toque de diversión a estas fechas, en el Día de Todos los Santos rendimos culto a los fallecidos. 

 

En España el día de Todos los Santos es un rito de recuerdo y homenaje a los difuntos, que se celebra con la visita a los cementerios y la decoración floral de las tumbas.

 

Celebrar ambas fiestas es cada vez más común y como en todas las fiestas y celebraciones, la gastronomía está muy presente y en estos días no podía ser menos. Cada región o pueblo tiene sus particularidades gastronómicas y sus platos representativos e identificativos. 

 

Es tradición degustar deliciosos postres típicos como los huesos de santo, los buñuelos de viento o els panellets en la zona de Cataluña y Levante. Cuenta la tradición que cuando te comes un buñuelo de viento sacas un alma del purgatorio (la palabra ánima significa viento, en griego).

 

La costumbre de comer castañas asadas con motivo de la festividad de la fiesta de Ánimas, ha sido común en toda la zona norte de la Península. En Andalucía a estos frutos les llamaban "Tosantos". En todos estos sitios los jóvenes pasaban por los domicilios a recoger los donativos de castañas. En Cataluña también se celebra la noche antes la Fiesta de la Castañada. La castañera es el personaje típico que antiguamente instalaba su pequeña parada de castañas para asarlas y venderlas por las calles del pueblo. Actualmente, se conserva esta tradición y cuando empieza el frío todavía se ven paradas de castañas y boniatos asados.

 

En la Región de Murcia,  el arrope calabazate ha sido durante miles de años un producto natural elaborado artesanalmente hasta nuestros días. Cuando llegaba el tiempo de difuntos, los artesanos, subidos en bicicletas, carros o motocicletas viajaban por todas las poblaciones de la huerta de Murcia vendiendo este producto al son de su bocina diciendo: “arrope calabazate, al rico arrope”.  En el Campo de Cartagena, se hacían tostones (a base de panochas morunas) o palomitas de maíz con azúcar.

 

En Extremadura es tradición salir al campo a comer en el Día de Todos los Santos dulce de membrillo con distintas frutos secos como nueces, bellotas o castañas; todo ello dispuesto sobre unos panecillos típicos de la zona. 

 

Originarias de Córdoba son las gachas de leche. Su preparación es muy sencilla ya que sus ingredientes básicos son muy pocos: harina, leche y miel o azúcar. Las gachas se aderezan con distintos ingredientes, aunque lo más normal suele ser utilizar limón, canela y anís. 

 

No en vano la gastronomía española por su calidad y variedad es tan atractiva, tienen pocos parangones en el mundo y aporta un valor original y destacado al conjunto de su cultura.

 

Como es habitual, a continuación relacionamos unas cuantas recetas apropiadas para la ocasión, seleccionadas entre las muchas que puedes encontrar en nuestro recetario.

Enlaces relacionados:
Reportajes anteriores

Puedes consultar los reportajes anteriores por categorías o bien utilizando el buscador de palabras clave.

Desarrollado por Iniciativas Virtuales