Los alimentos enlatados

 

Nadie puede negar que los alimentos de lata forman parte de nuestra alimentación diaria porque son rápidos y fáciles de consumir. También, cuando hacemos la compra, un gran porcentaje de veces adquirimos latas de alimentos para almacenar en casa, por si surge algún imprevisto, o para cuando no tenemos tiempo o ganas de cocinar.

Los alimentos enlatados son una buena solución para comer rápido. Aunque no debe ser una norma y hay que intentar en lo posible elegir aquellos que no lleven ni aceites ni sales, para que el aporte de calorías y sodio sea menor.

Algunas ventajas de los alimentos enlatados son:

Prácticos cuando no tenemos tiempo para cocinar.

El enlatado preserva las vitaminas, minerales y sabor de los alimentos.

Son productos que, a diferencia de los alimentos de temporada, se pueden consumir en cualquier momento del año gracias a la conserva.

No necesitan refrigeración o congelación para su almacenamiento, lo que supone un ahorro de energía.

son compactas, fáciles de transportar y almacenar.

Se conservan durante mucho más tiempo que cualquier alimento fresco, así que se puede guardar en la despensa y comerlo cuando se desee sin preocuparnos casi de la fecha de caducidad.

Pero a la hora de hablar de alimentación todo lo que haga referencia a excesos resulta negativo, y los productos en lata no se consideran una excepción. En algunos casos puede derivar en un mayor aporte de nutrientes, pero también en una disminución de vitaminas en comparación con el mismo producto en fresco. Aquellas personas que coman con bastante frecuencia alimentos preparados deberán saber que contienen elevadas cantidades de azúcar, sal y calorías, por lo que el mejor remedio es no abusar de ellos. Es una buena opción eventual para un día concreto, pero no debe incorporarse a la dieta diaria como algo normal. Tampoco pueden reemplazar las propiedades nutricionales que aportan los alimentos frescos.

Hay que tener en cuenta igualmente ciertos signos en las latas antes de comprarlas o abrirlas:

Oxidación en los bordes o puntos de unión

Abolladuras o curvaturas extrañas en la tapa

Espuma en el líquido del interior

Color extraño o mal aspecto del contenido

Olor fuerte

Lo más importante y recomendable es consumirlos con moderación posicionando siempre a los alimentos frescos como base de nuestra dieta, porque el mejor envase que puede haberse inventado jamás es el natural, es decir la misma piel de los propios alimentos

En Revistarecetas.com siempre abogamos por consumir alimentos frescos y de temporada. Es difícil hoy en día prescindir totalmente de los alimentos enlatados pero como ya hemos dicho: Procuremos que su consumo sea algo eventual y que no estén a diario presentes en nuestra dieta.


Recetas recomendadas:
Enlaces relacionados:
Reportajes anteriores

Puedes consultar los reportajes anteriores por categorías o bien utilizando el buscador de palabras clave.

© Copyright - Revistarecetas.Com | Condiciones Generales y Política de Privacidad | Versión Movil | Rss

Desarrollado por Iniciativas Virtuales