Alimenta tu juventud

 

La piel es como un espejo de nuestro interior, es el órgano más visible de nuestro organismo y refleja cualquier tipo de carencia que estemos sufriendo.

Beber mucha agua, cuidarnos del sol excesivo y alimentarnos de forma correcta son claves para mantener la piel saludable. Existen unos nutrientes, los antioxidantes, que previenen el envejecimiento de la piel y luchan contra los dañinos radicales libres.

La mayoría de los antioxidantes se encuentran en alimentos vegetales, lo que explica que incluir fruta, legumbres, verduras y hortalizas o cereales integrales en nuestra dieta sea tan beneficioso para nuestro bienestar general y para una piel con aspecto radiante.

La solución más saludable para detener los radicales libres está en la naturaleza. Los productos que contienen antioxidantes, como los vegetales  (especialmente los de color rojo), los cereales y el pescado ayudan a mantenerse joven por dentro y por fuera.  También previenen de padecer enfermedades como el cáncer o la arteriosclerosis. El oxígeno, además de dar vida produce, con el paso del tiempo, unas moléculas perjudiciales para nuestro organismo: los radicales libres.

Otros factores externos, como la contaminación, el sol, el tabaco o el alcohol también contribuyen a su formación. Los radicales atacan las células de nuestro organismo y precipitan el envejecimiento, la deshidratación, las arrugas y la aparición de manchas en la piel.

Los antioxidantes nos protegen de su acción y, aunque el cuerpo humano dispone de ellos de forma natural, su función disminuye con los años. Proporcionar al cuerpo estas beneficiosas sustancias mediante la alimentación, es una manera saludable de alargar la juventud y el bienestar general. Los radicales libres también contribuyen a los procesos celulares degenerativos propios del cáncer, por lo que una dieta rica en antioxidantes puede prevenir o retardar el desarrollo de esta enfermedad.

Son ricos en antioxidantes los alimentos con vitamina C (perejil, tomate, cítricos) selenio y cinc (cereales, frutos secos, marisco) vitamina E (aceites de origen vegetal) y vitamina A (alimentos de color naranja, pescado azul)

Con una buena alimentación cuidamos nuestro aspecto desde adentro hacia fuera. Recuerda: si quieres una fórmula mágica para sentirte joven por dentro y por fuera, ¡cuida lo que comes!


Enlaces relacionados:
Reportajes anteriores

Puedes consultar los reportajes anteriores por categorías o bien utilizando el buscador de palabras clave.

Desarrollado por Iniciativas Virtuales