Celebrar San Valentín y no morir en el intento.

 

El Día de San Valentín parece estar situado en el calendario  de forma calculada para que no haya un solo mes con excusa de no comprar, consumir o regalar. Su fecha está marcada entre  la Navidad y el Día del Padre, después de Reyes y de la cuesta de enero y antes de los carnavales y de la Semana Santa. Pero aunque la festividad se celebra en gran parte del mundo, no todos los países coinciden en la fecha e incluso en algunos lugares cambia el significado, como por ejemplo en el caso de Finlandia y Estonia, donde el 'Sobrapäev' o 'YstävÁn Paiva' es un homenaje a la amistad.

Para muchos San Valentín es el Día de los Enamorados por excelencia, la mejor ocasión para algunos de derrochar romanticismo y un mero tributo al consumismo para otros.

Si eres anti celebraciones consumistas, no te gustan las celebraciones impuestas, pero tampoco quieres dejar de obsequiar a tu pareja en la fecha que marca el calendario como Día de los enamorados no es tan difícil lograrlo.

Arrancar una sonrisa a tu pareja con un detalle de amor es infinitamente mejor que un regalo comercial: Hacer por ella alguna tarea que deteste al mismo tiempo que le regalas un beso y un te quiero. Decirle que le amas y porque le amas. Sorprenderla con un abrazo inesperado, o con una cena especial en la intimidad…. Son detalles que con toda seguridad le arrancarán una sonrisa de felicidad.

Si de todos modos quieres comprarle un regalo tampoco es necesario si no dispones de presupuesto elegir un regalo caro, basta con un pequeño detalle que vaya con sus gustos, pero si realmente quieres que sea algo que reciba con entusiasmo, esfuerzate un poco y no vayas a lo fácil del regalo práctico: calcetines, corbata, toallas, etc.

Claro que, si tu economía te lo permite, puedes sorprenderle con aquello que le hace tanta ilusión y que no se compra precisamente porque es caro.

Lo que siempre hay que tener en cuenta es que como dice el refrán: Obras son amores y no buenas razones, por lo que hay que ser fiel a uno mismo y nunca sentirse forzado a celebrarlo dejándose llevar por los tópicos y que el amor que uno siente hay que vivirlo y disfrutarlo todos los días de diversas formas, con gestos, palabras, momentos y no esperar la llegada de ningún 14 de febrero para demostrarlo.

A continuación te ofrecemos ideas para seducir cualquier día del año el paladar de tu pareja, familiares o amigos de una forma especial y nada complicada.


 

 

 

 

 

 

Enlaces relacionados:
Reportajes anteriores

Puedes consultar los reportajes anteriores por categorías o bien utilizando el buscador de palabras clave.

© Copyright - Revistarecetas.Com | Condiciones Generales y Política de Privacidad | Rss

Desarrollado por Iniciativas Virtuales