La moringa, el descubrimiento del siglo

 

Aunque su descubrimiento en Europa es relativamente reciente, durante miles de años ha sido utilizada como planta medicinal por diferentes culturas. La moringa (Moringa oleifera) es originaria del noreste de la India y su popularidad ha traspasado fronteras, al punto que es común encontrarla en todas las regiones tropicales y subtropicales de África y América Latina. En España, la Región de Murcia se erige desde 2016 como sede del Observatorio Mundial de la Moringa, donde se investiga sobre su crecimiento y sus posibilidades nutricionales. 

La medicina tradicional India contempla su uso desde hace miles de años, y también la aplicaban los romanos, griegos y egipcios. Tanto al polvo como al jugo de las distintas partes de la moringa se les atribuyen numerosas propiedades médicas y farmacológicas

Sus excelentes propiedades nutricionales y antioxidantes le han hecho merecedor del apodo “árbol de la vida”. La OMS (Organización Mundial de la Salud)  la recomiendan como alimento de primer orden del mundo, llamándola "descubrimiento del siglo".

De la moringa se aprovechan todas las partes. Sus frutos son vainas muy parecidas a las habas o a las judías verdes y se pueden consumir guisadas de manera similar como se hace para estas dos verduras. Las semillas se sacan de las vainas y se pueden consumir guisadas o tostadas (para aperitivos). Las hojas frescas se pueden consumir adicionadas a ensaladas o pulverizadas como aderezo de numerosos guisos y para preparar salsas. Las flores también pueden añadirse a las ensaladas o utilizarse para elaborar platos fríos. Incluso las raíces trituradas se utilizan para preparar infusiones. El aceite es muy saludable y contiene elevadas proporciones de oleico, puede usarse en aliños, fritos o tostados. Es un alimento proteico ideal para deportistas, personas débiles o con desnutrición.

Por las características y propiedades nutricionales, el Árbol de Moringa ha sido catalogado por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) como un aliado en la lucha contra la malnutrición y el saneamiento de aguas, ya que todas las partes de este arbusto son comestibles, además resaltan los aportes nutricionales de la misma. Sus semillas también se utilizan para la purificación de aguas.

Las hojas de moringa están cargadas de vitaminas, minerales, aminoácidos esenciales y más. Cien gramos de hoja seca de moringa contienen:

9 veces la proteína del yogurt

10 veces la vitamina A de las zanahorias

15 veces el potasio de los plátanos

17 veces el calcio de la leche

12 veces la vitamina C de las naranjas

25 veces el hierro de la espinaca

Entre los múltiples beneficios de su consumo destaca el incremento de las defensas naturales del cuerpo, controla su estructura celular y los niveles de colesterol sérico. También reduce la aparición de arrugas y líneas finas, promueve el correcto funcionamiento del hígado y riñón, embellece la piel, proporciona energía, facilita la digestión, actúa como antioxidante y regula los niveles de azúcar en sangre.

De este modo podemos ver que este árbol humilde está lleno de cualidades maravillosas que, gracias a sus innumerables propiedades, ayuda en el tratamiento de hasta 300 enfermedades.

Por ser reciente su descubrimiento en nuestro país, contamos con pocas recetas con Moringa, pero, entre nuestros propósitos está el incorporar más platos a nuestro recetario con este superalimento.


Enlaces relacionados:
Reportajes anteriores

Puedes consultar los reportajes anteriores por categorías o bien utilizando el buscador de palabras clave.

Desarrollado por Iniciativas Virtuales