La mesa en Navidad

 

En Navidad siempre nos ocupamos en cocinar un menú especial con el que agradar a todos, pero también es muy importante como presentamos nuestros platos y cómo decoramos la mesa navideña. Sin duda, la mesa de Navidad es la más especial que ponemos en todo el año. Tengamos en cuenta que antes que la comida, el primer impacto visual del invitado al llegar a nuestra casa es la colocación de la mesa, por lo que tendremos que esmerarnos un poco más para presentarla elegante y que luzca radiante.

Cubertería, cristalería, vajilla, mantelería, es lo esencial para una buena mesa.

En lo primero que debemos pensar es en el tipo de mantel  que vamos a utilizar. Un mantel de color blanco o beige  destacara la decoración de la mesa, pero si elegimos un mantel con motivos navideños, entonces lo ideal es utilizar platos blancos y no sobrecargar con mucha decoración más. Hay que tener en cuenta que ya de por sí, la mesa navideña va a estar repleta de vasos, copas, cubiertos y platos, por lo que si optamos por un mantel decorado, procuremos que no sea demasiado llamativo. Las servilletas deberán ir a juego con el mantel

En cuanto a la vajilla, lo normal es usar esa que guardamos para las grandes ocasiones.  Nunca combinaremos diferentes vajillas. Es recomendable poner un bajoplato, sobre él un plato llano, o uno hondo si en el menú entra algún tipo de sopa. En el supuesto de que coloquemos un platillo para el pan, lo colocaremos en la parte superior, a la izquierda de las copas y encima de los cubiertos del lado izquierdo. 

Con respecto a los cubiertos, debemos colocar a la derecha el cuchillo con la parte cortante hacia el plato y la cuchara hacia arriba y a la izquierda los tenedores, colocando a la parte de fuera el tenedor normal, en el centro un tenedor mediano que se utilizará para los entrantes y a la parte de dentro un tenedor pequeño para el postre. Es importante disponer de un juego completo de cubertería con el objetivo de que todas las piezas en la mesa sean iguales.

Al igual que la vajilla y la cubertería, la cristalería también debe ser toda del mismo modelo. Su ubicación será en la parte superior del plato y colocaremos la copa de agua que es más grande la primera a la izquierda, a continuación la de vino. Sin olvidarnos de la de cava que ira delante.

A la hora de elegir elementos decorativos,  hay que tener en cuenta que no se puede abusar con adornos y centros de mesa. Si nos pasamos decorando la mesa puede resultar incómodo ya que no quedaría suficiente espacio para disfrutar de la comida. Los centros de mesa no deben superar los 30 centímetros de altura, para que no hagan de barrera, interfiriendo en la visibilidad

Es importante que las bebidas, como vinos espumosos  muy típicos de las fiestas, estén en la nevera para mantenerlos fríos  y sacarlos a la mesa en una cubitera de modo que se mantengan fríos. Lo ideal es colocar una pequeña mesa auxiliar sólo para bebidas,  al lado de la mesa principal.

Tampoco debemos olvidarnos del espacio vital que ocupará cada invitado en la mesa, para que se sienta cómodo. 

Si hay niños pequeños, lo ideal es disponer de una mesa aparte para ellos mucho más sencilla, a ellos no les importa demasiado la decoración y debemos ir más a lo práctico.  La mejor opción será  optar por menaje y cubertería desechable.  Eso sí, sin recurrir a los de siempre, que los motivos navideños sean los protagonistas del menaje.

Y por último, tener siempre en cuenta que si queremos acertar, debemos equilibrar la estética de la decoración con la comodidad y que siempre ha de primar lo realmente importante, que es disfrutar de la mesa y de la compañía.


Recetas recomendadas:
Enlaces relacionados:
Reportajes anteriores

Puedes consultar los reportajes anteriores por categorías o bien utilizando el buscador de palabras clave.

© Copyright - Revistarecetas.Com | Condiciones Generales y Política de Privacidad | Versión Movil | Rss

Desarrollado por Iniciativas Virtuales