No a las dietas milagro

 

Generalmente cuando empezamos a hacer régimen, deseamos que rápidamente se noten los cambios físicos. Por eso,  en los últimos tiempos las dietas milagro tienen tanto éxito y los estantes de las librerías se han llenado de libros con métodos de adelgazamiento. Lo que muy pocos se plantean es qué ocurre después, cuando termina ese periodo de restricciones alimentarias, y lo que pasa es que se vuelve a engordar y normalmente más de lo que se había adelgazado. Es lo que se conoce como “efecto yoyó”.

Todos sabemos que la mejor manera de adelgazar es por medio de un cambio de hábitos y un estilo de vida saludable, sin embargo aún seguimos siendo víctimas de las dietas milagro que van apareciendo, como por ejemplo la última más conocida: La dieta Dunkan. Que por cierto; el Colegio de Médicos francés revocó definitivamente la autorización para presentarse como médico en el territorio de su competencia a su polémico creador el doctor Dunkan, todo eso después de los numerosos avisos negativos de instituciones sanitarias, asociaciones de consumidores y médicos nutricionistas sobre los efectos negativos para la salud de esta dieta.

Debemos dejar de seguir este tipo de dietas, que en nada contribuyen a nuestra salud, más bien todo lo contrario.

La mejor forma para adelgazar y no volver a recuperar los kilos perdidos es cambiando nuestros hábitos alimentarios por otros más saludables e incorporando a nuestras vidas algo más de actividad física. Las grasas dan a las comidas una textura especial  y son los principios nutritivos que más sabor les aporta, por ello nos atraen tanto los snaks, bollos y fritos en general.

Esto es lo que hace que abandonemos las dietas y no seamos capaces de convertir una alimentación baja en grasas en nuestro estilo de vida.

Existen ciertos trucos que nos pueden ayudar a elaborar platos saludables y sabrosos.

• Cocinar las carnes a la parrilla, reduciendo así la cantidad de grasa que contiene la carne. La costra que se produce en la carne asándola a la parrilla le brinda un sabor particular.

• Prepara aderezos y salsas que aporten sabor y color utilizando alimentos desnatados. El jugo de limón, o el vinagre de manzana, son una buena alternativa para aderezar nuestros platos.

• La sal favorece la retención de líquidos, hay que usarla con mucha moderación. Hemos de tener en cuenta que muchos alimentos ya aportan su contenido de sal. Es preferible condimentar con hierbas y especias.

También es aconsejable adquirir ciertos hábitos como:

• Realizar 5 ó 6 comidas diarias, de esta forma obtendremos una sensación de saciedad permanente y también evitaremos el picoteo de alimentos poco adecuados.

• No saltarnos ninguna comida, ya que con ello sólo conseguiremos tener más hambre y más ansiedad cuando tengamos el plato delante.

• Beber mucha agua, esto nos saciará, beneficiará a nuestro organismo y nuestra piel nos lo agradecerá.

• Dedicar un tiempo razonable a cada comida, el suficiente para comer relajado y tranquilo, comiendo poco a poco y masticando bien los alimentos.

Un aspecto indispensable para sentirte bien y mantener un buen estado de salud es la práctica de algún tipo de ejercicio físico. Busca un tipo de actividad que te guste, que sea fácil de hacer para ti y lo más importante, que te divierta. Cambiar la práctica de coger un ascensor, por la de subir a pie una escalera, tratar de ir caminando a muchos lugares, en vez de desplazarse en coche, son dos buenas maneras de moverse.

Adoptar unos buenos hábitos dietéticos y acompañarlos de una actividad física, no sólo te ayudarán a mantener el peso, lo más importante es que te ayudarán a tener una  mejor calidad de vida. En realidad no es demasiado lo que se necesita para evitar el sobrepeso, con una dieta equilibrada y adecuada a la edad y un poco de actividad física no sólo conseguiremos perder peso, sino que también lograremos ganar salud.


Recetas recomendadas:
Enlaces relacionados:
Blog revistarecetas.com
Reportajes anteriores

Puedes consultar los reportajes anteriores por categorías o bien utilizando el buscador de palabras clave.

Desarrollado por Iniciativas Virtuales