El altramuz

 

Las legumbres tienen un perfil nutricional similar al de la carne, pero cuando hablamos de legumbres solemos pensar en lentejas, garbanzos, alubias, habas o guisantes, no pensamos en los altramuces como una legumbre más.

 

El altramuz se cultiva en las zonas del Mediterráneo, tiene forma redondeada y plana, color amarillento y piel lisa. Aporta más calorías que otras legumbres porque tiene mayor cantidad de grasa en su composición, su aporte calórico sólo es superado por la soja y el cacahuete. Pero es importante saber que la grasa que contiene es insaturada, es decir la que se considera grasa saludable.

 

Concentra en cantidades notables: Vitaminas B y E. Así como también de potasio, cinc, fósforo y magnesio.

 

Lo más habitual es encontrarlos en salmuera, listos para consumirlos como aperitivo. De esta forma se conservan bien en la nevera durante varios días guardados en recipientes herméticos. También se pueden adquirir crudos y entonces pueden utilizarse para elaborar sopas y potajes. Pero para ello hay que seguir un extenso proceso de cambios de agua del remojo antes de cocinarlos, para conseguir quitarles su marcado sabor amargo que podría arruinar completamente el guiso.

 

Propiedades de los altramuces:

 

• Regula los niveles de azúcar en la sangre

• Estimula la renovación de células

• Reduce el colesterol

• Reduce el ácido úrico

• Por su cantidad de fibra, favorece el tránsito intestinal.

 

Por todo ello, con los altramuces podemos disfrutar de un aperitivo tan humilde como sano.

Recetas recomendadas:
Paté de altramuces
Enlaces relacionados:
Altramuz, el aperitivo humilde
Reportajes anteriores

Puedes consultar los reportajes anteriores por categorías o bien utilizando el buscador de palabras clave.

Desarrollado por Iniciativas Virtuales