La importancia del horario alimenticio

 

Llevar un desorden en el horario de nuestras comidas repercute negativamente en nuestra salud, pues puede hacer que nuestro organismo sufra una confusión que afectará a nuestros genes, haciendo que funcionen mal y volviéndolos más vulnerables a enfermedades.

El acostumbrar al cuerpo a comer a una cierta hora, a dormir a una cierta hora y a consumir una serie de alimentos, hace que nuestro organismo se auto programe para cada día saber lo que toca en cada momento y en cada caso. Si desajustamos ese reloj interno podemos sufrir un estrés metabólico que favorecerá la aparición de patologías como la diabetes, alteración de grasas, colesterol, estrés y obesidad.

Modificar los horarios de las comidas puede afectar enormemente al peso corporal, comer a las horas establecidas ayuda a adelgazar o mantener el peso. Si respetamos los horarios no tendremos tanta hambre entre horas, por lo que quedaremos suficientemente satisfechos con alguna pieza de fruta o algún otro alimento ligero. Además, estos horarios establecidos nos ayudarán a mantener el metabolismo a buen ritmo, haciendo que el cuerpo siempre tenga energía para gastar y no entre en un modo de ahorro que nos dificultaría adelgazar y nos haría sentir mayor fatiga. Esto también es beneficioso a la hora de controlar los niveles de azúcar en sangre.

Comer entre horas no tiene por qué ser malo, ni tiene por qué ir en contra de nuestra pérdida de peso si, como hemos comentado antes, elegimos una fruta a algo ligero. El problema suele venir cuando, al no tener convenientemente establecidos los horarios de comida, el hambre hace que comamos a deshoras mucho y mal.

Al seguir una correcta alimentación en las horas indicadas se consigue una adecuada nutrición, ya que no se ingieren alimentos de más y se rinde una favorable jornada diaria


Recetas recomendadas:
Reportajes anteriores

Puedes consultar los reportajes anteriores por categorías o bien utilizando el buscador de palabras clave.

Desarrollado por Iniciativas Virtuales